Bienvenidos
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player


El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player


El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player









Programa X Encuentro Programa X Encuentro Programa X Encuentro Programa X Encuentro

BREVE RESEÑA DE LA EVOLUCIÓN  DE LA CUNICULTURA EN MEXICO

Conejos y liebres como animales de caza

México es el país más rico del Continente Americano en cuanto a diversidad de lagomorfos ya que posee nueve especies de conejos, ocho conocidas científicamente como Sylvilagus y una más como Romerolagus, más cinco tipos de liebres conocidos como Lepus. La mayoría de estos conejos y liebres son endémicos o exclusivos de nuestro país, y se restringen a zonas muy pequeñas con excepción del conejo montés o mexicano (Sylvilagus cuntcularlus) y de la liebre torda (Lepus caüotfs), que a pesar de ser endémicos viven en una superficie relativamente mayor dentro del territorio nacional.

Los conejos y liebres de México tienen una gran importancia ecológica, ya que junto con los roedores representan el alimento de otros animales  como coyotes, comadrejas, cacomiztles, linces, halcones, águilas, búhos y algunas serpientes. La alimentación de conejos y liebres incluye pastos, hierbas, arbustos y algunas partes de los árboles, favoreciendo el control o la dispersión de varias especies de plantas  porque pueden consumir sus semillas en un lugar y defecarlas en otro sitio diferente. Estos mamíferos son muy importantes en todo el territorio nacional como fuente de alimento para los habitantes de las zonas rurales  quienes los han incluido en su dieta desde hace 7000 años. La alimentación que acostumbraban los habitantes del México prehispánico es un tema bastante bien documentado, particularmente para el caso de los aztecas, en el centro del país, y de los mayas, en la península de Yucatán.  El cronista de la Conquista, Bernal Díaz del Castillo, soldado de Hernán Cortés, hace minuciosas descripciones del mercado de Tlatelolco y de los cotidianos banquetes que le servían al emperador Moctezuma II, algunas citas de su Historia verdadera de la conquista de la Nueva España relatan:

Desde que llegamos a la plaza, que se dice Tlatelolco, como no habíamos visto tal cosa, quedamos admirados de la multitud de gente y mercaderías que en ella había,  de los que vendían frijoles y chía, otras legumbres y yerbas. Los que vendían gallinas, gallos de papada (guajolotes), conejos, liebres, venados y anadones, perrillos y otras cosas para comer

Con respecto a las costumbres gastronómicas del emperador Moctezuma Xocoyotzin, esto informa Bernal:
En el comer, le tenían sus cocineros sobre treinta maneras de guisados, hechos a su manera y usanza, y tenían los puestos en braseros de barro chicos debajo, porque no se enfriasen. Cotidianamente le guisaban gallinas, gallos de papada, faisanes, perdices de la tierra, codornices, patos mansos y bravos, venado, puerco de la tierra (jabalí), pajaritos de caña, y de palomas y liebres y conejos, y muchas maneras de aves y cosas que se crían en esta tierra, que son tantas que no las acabaré de nombrar

Fray Toribio de Benavente entre los años 1490  y 1569  comenta en sus crónicas "Relaciones de la Nueva España", que los indios mexicanos cazaban a los conejos y  liebres autóctonos,  los ofrecían en sacrificios a los dioses.  Carne  cocida y muy sazonada, usando cacao, aguacate, tomate o  chile, también  preparaban la carne de conejo en forma de tasajo o cecina, desecándola al sol, para  conservarla.

En la actualidad se aprovechan más conejos y liebres para comer que cualquier otro tipo de animal, pues continua siendo  una especie de gran importancia cinegética  ya que su carne es muy apreciada en las zonas rurales de nuestro país, Destaca por su tamaño el conejo montés o mexicano (Sylvilagus cunicularius). Es de color café ocre y un poco más oscuro en la línea media del dorso; por ser la especie de conejo más grande en México, en un estudio de mercado en la Ciudad de Monterrey,  Cázares, (1983)  encontró que el 53 %  de la población había consumido carne de conejo,  de ese porcentaje el 51 % lo obtuvieron mediante la cacería, lo que reduce la cantidad consumida de conejo de cría a una cuarta parte de la población y todavía de éstos solamente 10 % lo consume con cierta frecuencia, el  47%  de la población no había consumido esta carne.

 
Ver oficio Ver oficio Ver oficio
 
Ver oficio Ir al padron
 

Ir al padron

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Ver oficio

Ver oficio Ver oficio Ver oficio Ver oficio Siniiga Ver oficio Ir al padron

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Programa X Encuentro
Click mas Información